Reglas para hacer críticas constructivas

Si las críticas son constructivas y se ofrecen con respeto, pueden convertirse en la diferencia entre una empresa “funcional” y una “exitosa”.

¿Qué es una crítica constructiva?

Las críticas son casi una necesidad en el ambiente de trabajo. Sin embargo, solemos considerarlas como algo malo y detractor de la eficiencia. Aunque si son constructivas debemos aceptarlas.

Las críticas constructivas son un comentario, real y afirmativo, que hacemos para mejorar una conducta, un modo de hacer las cosas. Si tienes a un subalterno que suele demorarse en sus labores por no contar con los insumos a la mano, se levanta constantemente de su escritorio para ir a buscar el papel, la calculadora u otros elementos, entonces sabes que pierde tiempo y eficiencia con esta conducta.

Una crítica mal efectuada sería un regaño o poner al empleado en el ojo de todos al señalarle cómo hacer las cosas. Una crítica constructiva, en cambio, será explicarle el por qué contar con los elementos a mano le será de mayor provecho y mejorará su productividad, y hacerlo educadamente, con respeto, y en la intimidad de la oficina, lejos de los comentarios (y los juicios) de los demás.

Tómalos y dalos como comentarios positivos

Si te hacen una crítica constructiva, tómala como una oportunidad de aprender, de mejorar, de elevar tu nivel de eficiencia. No malgastes el tiempo enojándote con quien te hace la crítica, ni comparándote con las acciones de nadie más. En cambio, toma el comentario y pon en marcha las acciones propuestas o las que devengan de las mismas, como una oportunidad para ser cada día mejor en tu labor.

Si te toca dar las críticas, ten siempre el respeto y la sonrisa en tus palabras y tu rostro. No regañes ni tomes sólo lo negativo. Si es necesario, comienza con un halago, o señala los puntos fuertes de la persona. Luego, señala el error y por qué está mal, y finaliza proponiendo alternativas positivas que den solución al dilema en manos.

Cuándo actuar para dar las críticas

Si estás en un puesto de mando, no esperes a que ese subalterno finalice con tu paciencia ni malgaste su tiempo haciendo mal su labor. En cambio, procura dar las críticas constructivas y las recomendaciones ni bien notes el inconveniente. De hecho, lo mejor es hacer evaluaciones periódicas y observación regular del accionar del plantel, para detectar los inconvenientes incluso antes de que arrojen malos resultados.

Dando las críticas constructivas en pequeñas dosis, el plantel las asimilará como parte de la convivencia natural del lugar de trabajo, minimizando las penurias del “regaño del jefe”. Será mejor ir haciendo pequeños cambios con el tiempo, en lugar de intentar cambiar todo de un solo golpe.


Fuente: oficinaybienestar.com

Limpieza Profesional de Oficinas www.onlycleanoffice.com

¡Síguenos en nuestras redes sociales, tenemos más sorpresas para ti!

facebook OnlyCleanOffice  logo-twitter @OnlyCleanOffice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s