¿Sabías que la limpieza afecta a nuestro estado de ánimo?

La limpieza afecta a nuestro estado de ánimo y también nuestras decisiones de compra.
Hoy en día nos movemos por emociones, sentimientos y cualquier escenario directa o indirectamente nos provoca un estado de ánimo favorable y positivo o justo todo lo contrario.
El desorden, los olores, una estética poco agraciada visualmente de nuestro entorno habitual nos puede provocar un desanimo importante y cambiar nuestra actitud frente a situaciones cotidianas de nuestra vida laboral y personal que de otra manera afrontaríamos de una manera bien distinta.

Cuántas veces hemos ido a aparcar a un parking público donde el suelo estaba sucio, pringoso, lleno de restos de aceites, chicles negros pegados y otros elementos orgánicos y se te han quedado pocas o nulas ganas de querer volver.

Y por el contrario has ido a un parking de un centro comercial donde la luminosidad casi te cegaba de sus paredes pintadas de blanco al estilo de las enjabelgadas de cal de nuestros pueblos de nuestros mayores, con sus plazas debidamente señalizadas con sus rectas líneas divisorias y sus calles con su correspondiente color rosado burdeos facilitándote los accesos y salidas del recito. Nuestra respuesta anímica en esta caso es bien distinta al ejemplo anterior evidentemente.
Evidentemente las emociones que uno y otro nos producen son como el día y la noche totalmente opuestas y eso nos hace instintivamente sentirnos mejor o menos bien en nuestro estado de ánimo.
Pero en un entorno laboral donde el desorden, la anarquía, la suciedad y hasta los malos olores permanentes sean inquilinos habituales no ayudan para nada para sentirse uno bien y a gusto y feliz y mucho menos para la productividad de ese empleado.
Y en casa ocurre lo mismo, esos días cuando uno por motivos varios no está al 100% y puede encontrarse de bajón, triste, apático, su entorno parece solidarizarse con uno mismo y contagiarse también  y cuando éste se acaba instalando con nosotros la limpieza se apresura a huir, salta y escapa velozmente por la ventana.
La limpieza se puede ver, se nota, se huele, se siente, te llena, te hace sentirte feliz y cuando escasea te afecta lo creas o no a tu estado de ánimo.

Fuente: masquesocialmedia.blogspot.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s